Archivos Mensuales: julio 2012

Zapato 3, realizó su última cruzada

Estándar

Image

Tras 13 años de ausencia le legendaria banda  Zapato 3, se reunió nuevamente con su fanaticada caraqueña, haciéndolos  vibrar con sus mas grandes éxito. La Universidad Metropolitana fue el punto de encuentro para  quienes no podían perderse el regreso de una de las agrupaciones precursoras del rock en Venezuela.

Las grandes colas comenzaron a formarse desde muy temprano, donde el color negro, jeans y camisas de cuadro predominaban en el vestuario muy de a los  años 90 en los presentes, quienes a pesar de la lluvia y el frio se mantuvieron en la larga espera, para disfrutar de un show que definitivamente quedara en el recuerdo de muchos.

La animación estuvo a cargo de la locutora Verónica Gómez, quien se encargo de presentar a las bandas teloneras que con su música y sonidos de baterías hicieron entrar en calor al publico, la agrupación emergente aragüeña “Alma” fue la  primera en hacer sonar sus guitarras, seguido  del grupo  Levitico, que mas que robarse los aplausos y halagos de los presente   recibieron mas de un abucheo cuando  su vocalista olvido algunas letras de su canciones.

La espera acabo, cuando un video recopilando las mejores fotografías de Zapato 3  se proyectó en dos grandes pantalla, donde seguramente a mas de uno se le aguo el guarapo reviviendo los momentos de su juventud,  para que luego los acordes del tema, Cómo un Fantasma, juntos a los gritos de los asistente  retumbaron, a medida que cada uno de los integrantes salían a escena y comenzaban el concierto.

Álvaro Segura,  se lució con un solo de guitarra, mientras  Carlos hacía movimientos con las caderas. Atrás, Jaime Verdaguer y Diego Márquez,  hacían vibrar la batería y los teclados; y a la derecha Batoni se mantenía recto y sin mayor movimiento, cubriendo sus ojos con la larga ala negra de su sombrero. 

La buena vibra, la euforia y satisfacción fueron los protagonista de la noche, donde durante dos horas, los leales fanáticos corearon junto la legendarias agrupación 25 temas para recorrer su gran trayectoria; El amor es sangre, Vampiro y su gran éxito Pantaletas Negras, fueron algunas de las canciones entonadas. 

“Esta gira esta llena de mucha fuerza, energía y sorpresa, lo bonito, es que hasta lo momentos es la ultima por lo que la estamos disfrutando al máximo y dejando el alma en el escenario” aseguro Álvaro mientras agradecía el apoyo para de sus seguidores y medios que fueron los que hicieron posible el encuentro. También aprovecharon la ocasión para felicitar a las bandas emergentes las cuales demuestran que en Venezuela es un país pequeño pero de tierra fértil donde la cultura y la buena música no parara de crearse.

Para finalizar los cuatros  integrantes, de Zapato 3, alzaron el tricolor nacional dejando en claro que quizás será la ultima cruzada sobre los escenarios,  pero no será motivo para olvidar a su fanaticada y a su patria a la cual tanto extrañan.

 

Todo lo que Necesitas Saber Sobre el Flash

Estándar

Flash

Publicado en diciembre 02, 2011 con 36 Comentarios

[Fotografías cortesía de Castor, wvs, jchihos, Paul Watson, ClifB, cfournie y 600d bajo licencia Creative Commons]

¿Cada vez que quieres indagar sobre un flash externo para tu cámara te encuentras perdido? ¿La terminología, los tecnicismos y los números que rodean el mundillo de los flashes son apabullantes y te echan para atrás?

La tecnología, si es incomprensible, no sirve de nada. Los fabricantes parecen tontos, se esfuerzan en hacer sus flashes cada vez más complejos y difíciles de entender, hasta un punto en que a uno se le quitan las ganas de comprar uno.

Partiendo de esto, en el artículo de hoy intentaré acercarte de una forma simple y fácil de entender al mundo de los flashes externos. Verás que en el fondo no es tan complejo como parece desde fuera. Te explicaré los tipos de flashes que hay, veremos si realmente necesitas un flash, y en caso de que fuera así te ayudaré a que busques uno. Vamos a ello.

Tipos de flashes

Lo primero que quiero que distingas son los tipos de flashes que hay. Hay 3 básicamente:

Flash integrado

Flash integrado

Flash integrado: Son los flashes que vienen integrados en las cámaras compactas y réflex, los que vienen de serie y no se pueden ni quitar ni añadir. Sí que se pueden desactivar para que no salten, pero no se pueden arrancar. Están ahí, como una parte más de la cámara.

Flash externo

Flash externo

Flash externo: Es el típico flash externo que compramos a parte y que podemos enganchar en la parte superior de la cámara. Este tipo de flash generalmente ofrece mucha más potencia de luz.

Flash Circular Macro

Flash Circular Macro

Flash Macro: Se trata de un tipo de flash concebido especialmente para la fotografía Macro (por ejemplo de insectos). Para iluminar bien el objeto diminuto este flash tiene una forma circular que permite arrojar luz al sujeto u objeto de manera circular.

Y estos son los 3 tipos de flash más importantes que hay. Los demás son todos pequeñas variaciones de alguno de estos 3.

¿Necesitas un flash externo.. realmente?

Si estás leyendo este artículo seguramente es porque quieres comprar un flash externo. ¿Realmente lo necesitas? A veces creemos que con un flash externo enganchado a nuestra cámara réflex obtendremos “automáticamente” mejores fotografías, o al menos pareceremos más profesionales.
Lo que realmente tiene que motivarnos es una necesidad real. Déjame preguntarte una cosa: ¿Por qué necesitas un flash externo?
Si tienes una respuesta, fenomenal. Adelante con ello. Pero si no sabes por qué, te recomiendo que lo dejes aquí, ya que probablemente no necesitas flash en absoluto ;)

Limitaciones del flash integrado

Flash integrado

Flash integrado

Si tu respuesta ha sido “Sí, necesito un flash externo porque no estoy satisfecho con los resultados del flash integrado en mi cámara” entonces bienvenido al club. Muchos usuarios sufren de los inconvenientes del flash que viene incorporado en las cámaras réflex por defecto. Algunas de las limitaciones de estos flash integrados por ejemplo son que:

  • Generalmente producen el famoso efecto indeseado de los ojos rojos.
  • Crean una luz demasiado dura, directa y siempre desde la misma dirección que la cámara, de enfrente.
  • Muchas cámaras no permiten controlar la intensidad de la luz del flash integrado.
  • El flash integrado normalmente tiene menos potencia y no es capaz de iluminar zonas amplias.

Si sufres alguno de estos males entonces sí, necesitas hacerte con un buen flash externo. ¿Pero cuál? En el mercado existe una amplia gama de flashes externos, algunos de precios asequibles y otros de precios desorbitados. ¿Cómo discernir un flash bueno? ¿Cómo dar exactamente con el flash que te hace falta?

¿Cómo escoger un buen flash?

Para contestar a esta pregunta tendrás que resolver dos asuntos:
1- Definir un presupuesto máximo. Por favor no me respondas: “Bueno, podría pagar entre 30 y 120 euros, más o menos, a lo mejor llegaría a 150 euros, y bueno, no sé.. depende de lo que el flash me ofrezca a lo mejor me plantearía llegar a pagar un pelín más”. No. Tienes que trazar un presupuesto máximo. Piensa en una cifra, un presupuesto máximo encima del cual no pagarías ni un euro más. Ni uno. Sé honesto. Lo máximo que pagarías please. ¿Ya lo tienes? Bien ;)
2- ¿Para qué quieres el flash exactamente? Ya sé que es para conseguir fotos buenas, porque no estás satisfecho con el actual, pero.. piensa con un poco más de nivel de detalle ¿Para qué tipo de fotos exactamente necesitas el flash? Te lo pregunto porque tendrás que escoger uno u otro en función de lo que respondas. Por ejemplo si lo único que quieres es añadir un poco más de luz a tus retratos para así iluminar pequeñas zonas de sombras en la cara del sujeto entonces con un flash de potencia mínima o mediana te bastaría. Si por el contrario necesitas iluminar bien un grupo de personas en exterior entonces necesitarás un flash con una potencia elevada.
Ve pensando en estas cosas..

Pasos para escoger un buen flash externo

Ahora, intentemos escoger un buen flash para nuestra cámara. Lo haremos observando las características de los flashes y pensando en todo momento en el uso que le queremos dar a ese flash. Ello nos ayudará a dar con el más idóneo para nuestro caso:

Flash de Agfa, antiguo

Flash de Agfa, antiguo

Primero miraremos el “Número de Guía”: ¡¡¡Etsshhh!!! Tranquilo. Ya sé, acabo de meter un término raro que es el número de guía pero no hay por qué ponerse nerviosos. El número de guía es tan fácil como la potencia del flash, ni más ni menos. Ya te dije que los fabricantes compiten entre sí a ver quién hace las cosas más complicadas, pues podrían haberlo llamado “Potencia” ¿verdad? Pues eso, al comparar un flash con otro, un aspecto importante que tendrás que valorar es la potencia que necesitas de ese flash. A “Número de Guía” más elevado mayor precio y más luz. Fácil.
¿Y cómo sabes si necesitas más o menos potencia? Pues sencillo: si lo que quieres es fotografiar de cerca a una persona en una habitación no muy grande, seguramente no necesitas mucha potencia. En cambio, una foto de un enorme interior como por ejemplo una catedral necesita de un flash con mucha más potencia, ya que el area a iluminar será mucho más amplia.

Lo segundo que miraremos será la “Velocidad de Reciclaje”: Si disparamos dos fotos con flash, entre un disparo y otro el flash necesita descansar un poco, recuperarse. Ese tiempo es la velocidad de reciclaje. La mayoría de los usuarios de a pie no tienen problema en esperar 2 ó 3 segundos entre una foto y otra para poder usar el flash. En cambio, algunos profesionales que suelen disparar un determinado tipo de fotos con mucha rapidez no pueden permitirse el lujo de esperar 3 segundos entre un disparo y otro hasta que el flash esté listo. Ellos sí que tomarán la “Velocidad de Reciclaje” en cuenta a la hora de comprarse un flash. En tu caso es muy probable que esto sea irrelevante, pero te lo comento para que lo sepas de todas maneras.

Seguimos y ahora toca estudiar el tipo de conexión: Un flash externo puede conectarse a la cámara de varios modos:

  • Enganchado encima del cuerpo de la cámara.
  • Conectado a la cámara mediante un cable.
  • Activación sin cable.

En el mercado hay flashes con una de estas opciones, con dos, e incluso algunos que ofrecen las tres opciones. Lo normal para un usuario medio es un flash externo de estos que se enganchan encima de la cámara, en la zapata del flash. Pero ya que vas a invertir dinero en un flash conviene que conozcas las otras dos maneras de conectarlo por si crees que te va a hacer falta en un futuro.

Seguimos mirando y comparando flashes y ahora vamos a mirar algunas características que algunos flashes ofrecen y otros no. Funciones que nos pueden hacer la vida más fácil y el resultado fotográfico más decente:

Rebote hacia arriba

Rebote hacia arriba

Rebote hacia arriba: Algunos flashes tienen la parte superior giratoria hacia arriba. Esto nos permite dirigir la luz del flash hacia el techo de la habitación o sala y hacer que la luz del flash rebote en el techo y se refleje en la cara de nuestro sujeto. Normalmente un retrato con luz “rebotada” queda mucho más bonito puesto que la luz rebotada es suave y más agradable que la luz despedida del flash directamente.

Giratorio hacia la derecha e izquierda: Esto es igual que el punto anterior pero esta vez hacia los lados. A veces nos encontramos cerca de una pared lateral y queremos rebotar la luz en la pared y no en el techo. Se obtiene el mismo resultado que el punto anterior: una luz mucho más suave y simpática. A modo de prueba aquí tienes una retrato obtenido mediante la técnica de rebote de flash, esta vez en el techo hacia arriba.

Retrato con luz de flash rebotada

Retrato con luz de flash rebotada

Control Manual y Automático: Importante saber si queremos elegir un flash que ofrezca control sólo automático o manual también. Si quieres cosas fáciles y sin mayor complicación uno automático seguramente te valdrá, pero si quieres intervenir en los ajustes, aprender el mecanismo y empezar a controlarlo tú mismo para así conseguir la foto que tienes pensada en la cabeza con la cantidad de luz exacta que tienes pensada, entonces tu flash tendrá que ofrecer controles manuales.

¿Cómo vas? Si has llegado con la lectura hasta aquí es que te lo estás tomando en serio. Ya casi acabamos. Ya a estas alturas tendrás que tener más o menos claro las características del flash que necesitas, pero falta responder a una última pregunta: ¿Qué marca elegir?.

La respuesta es simple: Tienes dos opciones, o un flash de la misma marca que tu cámara (si tienes Nikon compras flash Nikon, si es Canon pues Canon, Sony Sony, etc.) o un flash de una marca genérica compatible con todas las cámaras.
A primera vista uno puede pensar “Bueno, me compro uno genérico y así si el día de mañana me cambio de cámara me sigue valiendo el mismo flash”. Es un razonamiento correcto y bueno, excepto por el hecho de que el flash más compatible con las cámaras Nikon es Nikon, el más compatible con las Canon es el Canon, y así. Por lo tanto si decides comprarte un flash genérico, seguramente te va a funcionar, te ofrecerá todas las opciones básicas, y posiblemente algunas complementarias, pero si compras uno de la misma marca que tu cámara puedes estar seguro de que la compatibilidad entre los dos será total, al 100%.

Flashes recomendados

Por si seguías con alguna duda todavía, a continuación te dejo un par de recomendaciones de flashes de calidad indiscutible para Canon y Nikon respectivamente, y que te ofrecerán un resultado más que aceptable:

El mundo de los flashes es inmenso y a veces inabarcable. Es un tema que tiene muchas ramificaciones: flash esclavo y flash master, medición a través del objetivo TTL, velocidad de sincronización, etc. Palabrejas y jerga fotográfica que a veces podría confundirnos. Al final, querido lector, lo más importante y lo que tienes que saber sobre los flashes te lo he presentado en el artículo de hoy. Espero que lo encuentres útil, didáctico y que te “ilumine” un poco esa decisión de compra que finalmente vas a tomar.

Truco Fácil, Retrato Impresionante

Estándar

5408908884_926e9132f8_b

Publicado en septiembre 14, 2011 con 77 Comentarios

[Fotografías de Jean-Christophe Chouillet bajo Licencia Creative Commons]

Existe un truco muy simple con el que puedes hacer que tus fotografías de retratos parezcan profesionales aunque no seas un fotógrafo profesional especializado en el tema. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo :-P

Cuando compramos una cámara réflex por primera vez normalmente estamos empezando un laaaaargo y arduo camino de aprendizaje que llevará su tiempo, pero existen ciertos trucos fáciles de seguir y con los que podemos ir obteniendo sorprendentes resultados inmediatos, como el truco de hoy.

El ejercicio (hiperfácil) de hoy se llama “Profundidad de Campo”. No quiero entrar en detalles técnicos sino que simplemente te voy a dar los pasos exactos que has de seguir para conseguir este efecto. El objetivo es conseguir un retrato (o foto de un objetivo, también vale) en el que el sujeto salga enfocado, muy muy nítido, mientras que el fondo esté desenfocado.

Esta técnica es muy frecuente entre fotógrafos profesionales cuando realizan retratos o fotografías en las que se quiera realzar el valor de un objeto. El hecho de tener al sujeto MUY enfocado y el fondo detrás de él muy desenfocado hace que la mirada del espectador se dirija directamente al sujeto, otorgándole toda la atención y protagonismo.

6 pasos para conseguir un buen retrato

1- ¿Sabes manejar el modo de Prioridad de Apertura? Si es así, ve al paso 2, de lo contrario sigue leyendo.

Modos/Dial Cámara Réflex

Modos/Dial Cámara Réflex

Para controlar el modo Prioridad de Apertura: simplemente en el dial de modos de tu cámara escoge el modo siguiente:

  • Si tienes Nikon escoge el modo “A”.
  • Si tienes Canon escoge el modo “Av”.
  • Para Sony sería el modo “A”.
  • Las cámaras Pentax lo tienen como “Av”.

2- Una vez tengas el modo correcto seleccionado gira el dial de control (El dial de control es otro botón, ¿no sabes dónde está? Muy fácil, haz clic en la marca de tu cámara y te lo enseñaré ahora mismo: Nikon; Canon; Sony y Pentax).
Si en el paso 1 has seleccionado correctamente el modo A (o Av), ahora a medida que vayas girando el dial de control verás un número cambiar en la pantalla de tu cámara, con el símbolo f/ . ¿Me sigues? Bien, ese valor por favor redúcelo al máximo. Se te quedará sobre f/5.6, tal vez f/3,5 ó por ahí, lo importante es que gires el dial de control hasta que el valor f/ no pueda bajar más.
3- Ahora sube la distancia focal de tu objetivo al máximo. Si tienes un objetivo 18-55mm ponlo en 55, si es de 55-200mm elige 200.
4- Enfoca a un amigo, a tu esposa, a tu sobrino o la abuela, pídele que esboce una pequeña sonrisa y.. dispara.
5- Este paso es el más importante: APLICA ESTE TUTORIAL. Sí, así es, no sirve de nada que hayas leído hasta aquí si al final no lo aplicas. Ya has visto lo fácil que es, así que por favor, no lo dejes enfriar. Practica ahora mismo.
Recuerda que sólo cuando practicamos algo es cuando se nos queda bien grabado.
6- Disfruta.

Evidentemente lograr muy buenos retratos requiere que cuidemos varios aspectos que a buen seguro te explicaré en futuras ocasiones, pero el de hoy ha sido un truco ameno y fácil de conseguir que te ge querido contar rápidamente. Espero que lo disfrutes. Además, si acabas de adquirir tu primera cámara réflex entonces ¡Enhorabuena! Ésta habrá sido una de tus primeras incursiones en el modo manual, el cual te iré explicando en próximos artículos y gracias al cual irás logrando auténticas virguerías.

Lo dicho, disfruta del tutorial. Ah, y como siempre, si conoces a alguien con cámara réflex a quien esto le pueda resultar útil, te suplico se lo recomiendes ;)

Triangulo de Luz

Estándar

 

triángulo

Publicado en octubre 19, 2011 con 30 Comentarios

[Fotografías de rasears y gfpeck bajo Licencia Creative Commons. La idea de la ventana me la inspiró el gran Darren Rowse]

La fotografía es luz. Cada vez que presionas el disparador hay una serie de acciones que tienen lugar dentro de tu cámara, y que dan como resultado una imagen. Nada de eso sería posible si no hubiera luz.

Hoy te voy a hablar del triángulo de la luz. Es un concepto muy importante y si quieres hacerte con el modo manual y semimanual y manejarlos con soltura, necesitarás entender bien los 3 componentes de este triángulo. Diría que son los factores más influyentes en cómo va a ser la fotografía final.

Los tres elementos del Triángulo de la Luz:

Los tres elementos que componen el famoso triángulo de la luz son el ISO, la apertura, y la velocidad de obturación.
La mayoría de los lectores de este blog saben qué es cada uno de estos factores pero por si eres un rezagado te los explico muy brevemente:

  • ISO: es la sensibilidad del sensor a la luz, cuanto más elevado sea el valor ISO que escojamos, más sensible se volverá el sensor de nuestra cámara a la luz y por lo tanto captará más luz.
  • Apertura: Es el tamaño del diafragma, esto es, el ajugero que hay dentro del objetivo o lente, y que permite que entre luz. Cuanto mayor sea la apertura, más luz entrará y será registrada en la cámara.
  • Velocidad de obturación (o velocidad de disparo): Es el tiempo durante el cual la cámara se mantiene abierta registrando la luz o foto. Generalmente son fracciones de segundo, lo que dura un disparo, pero puede ser más extenso. De hecho, a velocidades de disparo más lentas, entra más luz a la cámara.

La mezcla, en mayor o menor grado, de estos 3 factores es lo que nos da la foto final. Y lo que es más importante: cada cambio en cualquiera de estos 3 factores impactará los otros 2, lo que quiere decir que, en modo manual, no puedes modificar un factor de estos 3 sin tener en cuenta los otros 2. Esto, por fortuna, ya lo hace la cámara por nosotros en el modo automático e incluso en los modos semimanuales, pero en el modo manual somos nosotros los que lo controlamos todo.

Triángulo de Luz

Cómo Jugar con el Triángulo de la Luz:

Veamos. Captar una fotografía es en realidad captar la cantidad justa de la luz procedente de aquello que queremos fotografiar. ¿Estamos de acuerdo en eso? Bien, pues ahora quiero que te imagines a ti mismo en una habitación con una ventana cerrada. No hay ninguna fuente de luz más que esa ventana que en principio está cerrada. Además, y para hacerlo más divertido, imagínate que llevas gafas de sol puestas. ¿Me sigues?
Si quisiéramos iluminar esa habitación abriríamos esa ventana, pero si quisiéramos tener la habitación mucho más iluminada, podríamos agrandar esa ventana ¿verdad? Es cierto que una ventana de mayores dimensiones nos daría mayor cantidad de luz. ¿Sabes qué es eso en fotografía? Se le llama la apertura.

Ventana

Apertura

Ahora imagínate que no queremos o no podemos agrandar la ventana, pero que seguimos queriendo que entre luz. Bueno, empezaríamos abriendo la ventana, pero cuanto más tiempo la dejemos abierta, más cantidad de luz entraría (con la pequeña diferencia de que en la habitación la luz se pierde, no se acumula, pero en la cámara fotográfica la luz se acumula y se guarda). Pues esto es lo más parecido a la velocidad de obturación. Si en una cámara réflex en el modo “M” escogemos una velocidad de obturación de 2 segundos, entrará el doble de luz que si la velocidad es de sólo 1 segundo.
Recuerda que sigues llevando gafas de sol desde que hemos empezado el ejemplo. Esas gafas de sol simbolizan el valor ISO, que si en una cámara lo tenemos bajo, entrará sólo la cantidad de luz suficiente. ¿Qué pasaría si, con la ventana abierta, te quitaras las gafas de sol? Simplemente tus ojos recibirían mayor cantidad de luz. Lo mismo pasa cuando subimos el ISO a valores elevados (con la pequeña diferencia de que, en las cámaras réflex, el ISO conlleva a veces un poco de ruido y granos en la fotografía).

Dominar el Triángulo de la Luz:

Dominando cada uno de estos 3 factors por separado aprenderás a controlarlos en su conjunto. Si quieres un pequeño truco que siempre recomiendo para quien esté dando sus primeros pasos en el modo manual: utiliza los modos semimanuales de tu cámara y aprende de la observación. La cámara es sabia, en el modo de Prioridad de Apertura (Modo “A” en Nikon, “Av” en Canon) lo que tú puedes controlar es el tamaño de la apertura. Intenta modificar ese valor y observa cómo la cámara automáticamente cambia el otro factor, el de la velocidad de obturación. Si pones una apertura pequeña, f/16 por ejemplo, la cámara eligirá una velocidad de disparo más bien lenta, si escoges una apertura enorme, tipo f/2.8, verás que la velocidad de disparo será más rápida, y así. También puedes hacer la prueba con el modo Prioridad de Disparo (“S” en Nikon y “Tv” en Canon), sólo que al revés.

Efectos Secundarios:

Conviene señalar que cada uno de los 3 factores arriba descritos conlleva efectos secundarios (a veces eso es lo que buscamos). La apertura tiene un impacto directo sobre la profundidad de campo, el ISO influye en la cantidad de granos/ruidos que aparecerán en la foto, y la velocidad de disparo influye en cómo capturamos la acción o el movimiento).

Y hasta aquí con el tema de hoy. ¿Has aprendido algo? Espero que sí. A partir debería ser capaz de retar la luz en tus fotografías y de domarla para conseguir la fotografía que tú quieres. Si faltan cosas por aclarar pregúntamelas y gustosamente te las explicaré.

Aprende a Dominar la Fotografía Bokeh en 7 Pasos Fáciles

Estándar

Bokeh con Corazones

Publicado en junio 26, 2012 con 64 Comentarios

[Las fotografías que ilustran este artículo pertenecen a eiriksogfpeck, anieto2k, Esther GibbonsC. Strife_DSteiner_James Jordan y Lelê Breveglieri bajo Licencia Creative Commons]

El Bokeh es una técnica fotográfica en la que.. veamos, a ver cómo te lo explico, digamos que es una técnica consistente en, no sé, a ver, es algo así como si dijéramos una especie de…
Baaaa.. para qué nos vamos a complicar la vida con retorcidas explicaciones pudiendo ilustrarlo con magníficos ejemplos gráficos :) Mira esto (click para agrandar):

¿Te gusta? Hmmm.. seguro que sí. Bueno pues no te dejes impresionar, conseguir algo así es extremadamente fácil. En el artículo de hoy te explicaré cómo puedes conseguir tus primeras fotos Bokeh y compartiré contigo algún que otro truco o astucia para conseguir efectos muy creativos.

Primero de todo, qué es el Bokeh

Ya sé que esta es la parte que menos te interesa, estás impaciente porque pasemos a la práctica, lo sé :) Pero si no te hago esta pequeña introducción teórica puede que llegues a producir magníficas fotos Bokeh pero cuando alguien te pregunte si sabes hacer Bokeh le mirarás con cara de extrañez espetando: “¿Qué dices?.. ¿¿Eso qué es lo que es??”.
El Bokeh no es ni más ni menos que el efecto óptico mediante el cual enfocamos bien al sujeto y dejamos el resto de los elemenos, tanto delante como detrás de él, desenfocados. La típica foto de retrato en la que el sujeto está enfocadísimo y el fondo difuminado, ésa sería una foto Bokeh.
Lo que ocurre es que dentro de esta técnica se tiende a llamar Bokeh más a aquellas fotos en las que aparecen luces dentro de la zona desenfocada. Así que, siempre que oigas hablar de Bokeh, lo más seguro es que sea una foto en la que haya un sujeto principal enfocado y en cuyo fondo aparezcan luces desenfocadas.

Retrato Bokeh

Retrato Bokeh

Suficiente teoría. Pasemos a la práctica. ¿Quieres hacer tu primer Bokeh? Sigue las instrucciones que a continuación te voy a dar.

Cómo hacer fotos Bokeh

Por favor sigue la siguiente receta lo más “al pie de la letra” que puedas. Cuanto menos te desvíes de la receta original más fácil te resultará obtener el efecto en cuestión.

Ingredientes

  • Cámara, preferiblemente réflex digital (aquí te comento mis preferidas, por si aún andas buscando una).
  • Objetivo con una gran apertura de diafragma (recomiendo el Rey de los Objetivos).
  • Trípode.
  • Luces del arbol de navidad (o similar), que nos servirán de segundo plano.
  • Peluche, muñequito, taza de té, tu mascota, tu hermano pequeño, o mismamente la abuela, que hará de sujeto principal.
  • Espacio físico suficiente: Conviene hacer el ejercicio en un salón o habitación ámplia, lo cual nos dará libertad para componer la foto a nuestro gusto.
  • Ambiente con luz tenue.
  • Ganas de disfrutar.

Retrato Infantil

Retrato Infantil

Elaboración

Paso 1: Para empezar coloca el objetivo en la cámara. El truco está en el objetivo. Cuanto más grande sea la apertura/diafragma del objetivo, más fácil te resultará conseguir el efecto Bokeh. Yo utilizo (y recomiendo siempre) un objetivo de 50mm cuya apertura es de f/1.4. Básicamente cuanto más reducido sea este valor f/, mejor.
Paso 2: En tu cámara réflex elige del dial de modos el modo semimanual de Prioridad de Apertura (en las Nikon es el modo “A”, en las Canon y alguna otra marca creo que es el modo “Av”.)
Paso 3: Una vez en el modo Prioridad de Apertura, intenta cambiar el valor f/ a un número lo más reducido posible como venía diciendo antes. Si trabajas con el Rey de los Objetivos podrás llegar a f/1.4 sin problema.
Paso 4: Coloca la cámara encima del trípode para tener algo de estabilidad. Dependiendo de las condiciones de luz que tengas puede que corras el riesgo de obtener una foto movida o borrosa, de ahí la necesidad de realizar el ejercicio con trípode.
Bien, la cámara está puesta a punto. Ahora hay que preparar la escena.
Paso 5: Coloca las lucecitas en el segundo plano. Las puedes poner de la manera que quieras, horizontales, verticales, colgadas de un arbol navideño, encima de un sofá, o como te resulte más práctico.
Paso 6: El sujeto. Lo he dejado para el final ya que si es tu abuela se puede hartar mientras tú preparas la escena e irse. Incluso si fueras a utilizar un muñequito o un peluche conviene dejarlo para el final porque así lo colocas en función de dónde y cómo tengas las luces del fondo puestas. Aquí conviene seguir la regla de los tercios (que dice que al sujeto no hay que ponerlo centrado nunca, sino a uno de los 2 lados del encuadre, bien un poco a la derecha, bien a la izquierda) de modo que el sujeto estará a un lado y las luces justo en el lado contrario. Así te aseguras de que el sujeto principal no las tape. También puedes hacer juegos creativos si gustas, como el ejemplo de las luces que parecen salir de la taza.
Paso 7: Ahora vuelves a la cámara, enfocas al sujeto, y disparas. Listo.

Trucos con los que podrás mejorar tus resultados

Truco 1: Si no tienes un objetivo de gran apertura como el f/1.4 que te comento, intenta utilizar cualquier objetivo que tengas a tu alcance pero con una distancia focal larga, por ejemplo 200mm, 300mm ó así. Conseguirás un efecto bastante parecido, aunque no el mismo.
Truco 2: En los Bokeh una de las cosas que más suele llamar la atención son los colores de las luces, pero… ¿te atreves a hacer un Bokeh en Blanco y Negro? Evidentemente dispararías con normalidad, en color, y más adelante convertirías la foto a Blanco y Negro en el ordenador. Experiméntalo, suele dar buenos y creativos resultados.
Truco 3: Cuanta más distancia haya entre el sujeto y las luces de fondo (distancia en profundidad) más borrosas serán las luces. Así que las luces intenta ponerlas muy para atrás con respecto al sujeto.
Truco 4: Si recortas una cartolina en forma de corazón (o cualquier otra forma que te guste) y la colocas delante del objetivo harás que las luces adquieran esa misma forma. No el resto de elementos ni sujetos. Sólo las luces. Click aquí para ver de lo que te hablo.

Bokeh con Corazones

Bokeh con Corazones

¿Por qué nos encanta el Bokeh?

Por todo lo que transmite. Las fotos Bokeh parecen encerrar un concentrado de sentimientos y emociones. La combinación de luz tenue que envuelve este tipo de escenas con las luces difuminadas en el segundo plano le confieren a la fotografía un poderoso efecto mágico que nos deja a todos embobados. Definitivamente si buscas transmitir historias de ternura o amor acuérdate de introducir la técnica Bokeh en tu foto, obtendrás un resultado asegurado.

Verónique a Silva – “Cómo ilumino mis retratos”

Estándar

dasilvafoto_callas_1.jpg

En esta segunda parte, veremos algunos detalles acerca de cómo la fotógrafa ubica a sus sujetos, cómo resuelve el problema de iluminación que más suele presentársele, qué accesorios utiliza, e incluso su uso del flash cuando resulta necesario.

“Al fotografiar personas a plena luz del día, mi recomendación es empezar ubicándolos con el sol a sus espaldas. La mayoría de la gente entrecierra los ojos, o parpadea frecuentemente al tener el sol pleno delante. Fotografiarlos a contraluz les permitirá estar más cómodos, y a cambio de esto sin duda serán más cooperativos!

Fotografía de Teneil Kable

 

¿Qué pasa con la sobre-exposición del cielo? La respuesta es “nada”! Realmente no hay nada malo en exponer para el sujeto y dejar que el resto vaya adonde vaya. Las imágenes perfectamente iluminadas (con detalle en los blancos y las sombras) tienen su lugar, pero me parece que puede ser restrictivo e innecesario al fotografiar personas (y créanme, me encanta el estilo perfecto de Ansel Adams!).

Con el uso de reflectores, se puede minimizar el contraste y recuperar algún detalle en el fondo. Un reflector plateado añade una nitidez muy limpia a la imagen (realmente me gustan para retratos profesionales), pero recuerda que es un reflector fuerte y no quieres cegar a tu sujeto!

La mayoría de alas veces uso un reflector blanco simple para abrir ligeramente las combras, pero manteniendo el encanto del contraluz. También me gusta jugar con los reflejos solares – son completamente impredecibles, pero pueden ser tan hermosos! No hace falta decir que para sacar el máximo provecho del uso de reflectores necesitarás manos extras – aquí es cuando contar con un ayudante te resultará muy práctico!

dasilvafoto_bergin_1.jpg

Cuando utilizo flash, prefiero usarlo como una luz secundaria, dejando que la luz ambiente o envolvente desempeñe el papel principal. Al fotografiar en interiores, hago rebotar el flash en el techo o en mi reflector de mano y creo una luz más suave que disparándolo directamente hacia adelante desde la cámara. Esta luz es también mucho más halagadora.

Suelo sub-exponer el flash 1,5-3 stops y reduzco la velocidad del obturador para permitir que se filtre la bella luz del ambiente”.

De seguro las consideraciones y consejos de Verónique da Sailva te resultarán muy prácticos. Si bien cada uno tiene sus preferencias, bien puedes incorporar aquellas sugerencias que te resulten compatibles, o adaptarlas a tu estilo particular.

“Screaming portraits”, por Billy Hunt

Estándar
Bill_Hunt_2

Fotografía del sitio wired.com

 

Por lo general, las personas quieren lucir su mejor apariencia al fotografiarse. Incluso en las cabinas de fotos, donde el objetivo es ser gracioso y espontáneo, las caras son por lo general sonrientes y las expresiones calculadas. El fotógrafo Billy Hunt, quería sortear esta barrera que pone la mayoría, por lo que creó una cabina de fotos diferente con la que recorre las calles…

Se trata de la Screamotron3000. “Básicamente, tomará una foto cuando grites lo suficientemente fuerte. Quería quitar todos los artilugios que normalmente entran en juego al armar tu imagen. No se trata de tu ropa, de si tus orejas son grandes, o de si eres gordo o viejo. Se trata de proyectar algo real, y dejar que la cámara eche un vistazo” – comenta su creador. Los resultados son sin duda retratos bastante inusuales.

Bill_Hunt_12

Fotografía del sitio wired.com

 

La cámara en sí está hecha a partir de un equipo de sonido modificado, que el inventor describe como un cruce entre Rube Goldberg y el Mago de Oz. Y sólo se activa una vez que el nivel de decibeles llega a una cierta altura.

A través del curso del proyecto, Hunt dice que comprobó que la gente es auto-consciente incluso cuando grita – y que parece que hay una gran cantidad de personas que tienen algo por lo que gritar.

Bill_Hunt_1

Fotografía del sitio wired.com

Bill_Hunt_16

Fotografía del sitio wired.com

Bill_Hunt_10

Fotografía del sitio wired.com

Bill_Hunt_5

Fotografía del sitio wired.com