6 Consejos para usar tu Trípode de Forma Eficiente

Estándar
Consejos para Usar el Trípode

A estas alturas no voy a descubrirte la cantidad de situaciones en las que un trípode es fundamental. Probablemente tengas ya uno o estés pensando en comprarlo. Pese a que es un accesorio teóricamente simple, hay una serie de elementos a tener en cuenta a la hora de utilizarlo. Elementos que te ayudarán a hacer mejores fotos, a manejarte mejor con él, o a no poner en peligro el resto de tu equipo fotográfico. ¿Alguna vez te has parado a pensar que tipo de cosas deberías tener en cuenta a la hora de usar tu trípode? Concédeme dos minutos y te daré 6 buenos consejos a la hora de usarlo. No te arrepentirás.

   

 

Hace unos días publicaba un post con una serie de elementos a tener en cuante a la hora de buscar trípode y revisando en mis enlaces me he encontrado con un post en Digital Photography School (en inglés) en el que se daban una serie de consejos a la hora de utilizar el trípode. Y lo cierto es que, aunque muchos puedan resultar obvios, otros pueden no serlo tanto, y como ejemplo me puedo poner yo mismo, que por no prestar demasiada atención y confiarme en exceso, el año pasado casi me quedo sin uno de los objetivos que más aprecio.

Así que creo que es bueno que repase contigo esta serie de consejos y alguno más que se me ocurre sobre la marcha porque nunca está de más y es bastante probable que te descubra algún detalle que desconocías.

1. Define la composición primero

No nos engañemos. Manejar un trípode es bastante engorroso comparado con realizar los encuadres con la cámara suelta en las manos.

Hay que buscar un apoyo firme, abrirlo, colocar la cámara sobre la cabeza del trípode, ajustar los controles…

Si una vez que lo tenemos puesto en tierra firme queremos usar un encuadre muy diferente, muchas de las ocasiones nos veremos obligados a coger el trípode y cambiarlo de posición.

Por eso, es preferible que visualices primero el encuadre que deseas para situar luego el trípode y tener que hacer los mínimos ajustes necesarios sobre él.

2. Situa una de las patas apuntando hacia delante

Foto de MikebairdEste es el típico detalle que muchas veces se te escapa si estás haciendo tus primeros pinitos con un trípode.

Si situas las patas del trípode de cualquier forma, cuando quieres situarte para operar con la cámara es bastante probable que te topes con una de las patas que te estorba. Lo menos malo que te puede pasar en ese momento es que muevas el trípode al dar con tu pierna una de las patas.

Trabajar con el trípode es como sentarse a comer a una mesa: hay que vigilar donde están las patas para poder comer cómodo y que no nos estén estorbando durante la comida.

Así que ya lo sabes. Situa una de las patas apuntando hacia delante y así te asegurarás de disponer del espacio necesario para poder trabajar de forma cómoda.

3. Mantén la barra central completamente vertical

La fórmula que rige la estabilidad de tu trípode es la Ley de la Gravedad.

Cuanto más vertical se encuentre la barra, más centrado se encontrará el vector de fuerza que apunta al suelo y más estable estará el trípode.

No se si técnicamente lo he explicado bien (probablemente no), pero piensa en una torre de tacos de madera o en una columna hecha con monedas. Seguro que has jugado de niño a esto. Si las piezas se van desplazando, a medida que vas poniendo más, más inestable se hace y se acaba cayendo. En cambio, si colocas cada una justo encima de la anterior, puedes ir apilandolas y la construcción no sufre por la altura.

Para ver si tienes el trípode completamente vertical, muchos de los trípodes cuentan con una burbuja que te indica su posición. Puedes ayudarte de la burbuja para ver si lo tienes bien colocado, sobre todo cuando la superficie del suelo sea irregular.

4. Evita elevar la barra central

Foto de mugleyLa barra central cuenta con menor estabilidad que las patas, por lo que cuanto más elevada tengas esta barra central, más inestabilidad darás al trípode

Por ello, si las patas abiertas dan la altura suficiente que necesites, es preferible extender completamenta las patas antes que dejarlas más recogidas y subir más la barra central.

5. Utiliza soportes de apoyo

Tanto si vas a hacer fotos con la cámara en vertical como si vas a utilizar teleobjetivos largos, existen soportes especiales que te permiten acoplar la cámara a la rótula sin descentrar el punto de equilibrio de la misma.

En el caso de las fotografías en formato vertical, si no cuentas con uno de estos adaptadores te verás obligado a forzar la posición de la rótula en 90 grados, con lo que la rótula sufrirá más que si la cámara va justo encima con ángulo cero.

En el caso de teleobjetivos largos, el centro de equilibrio de la cámara se ve desplazado, con lo que si apoyas en la rótula la base de la cámara, el centro de gravedad estará desplazado hacia la punta del objetivo.

Con estos accesorios que te comento podrás utilizar el centro de gravedad de la cámara como apoyo sobre la rótula.

6. Cuelga la mochila de la barra central

Foto de Matter = EnergyPuede que hayas visto más de un trípode con un gancho en la parte inferior de la barra central y te hayas preguntado para qué sirve.

Pues sirve para colgar peso para ayudarte a afianzar el trípode al suelo.

Puedes utilizar la misma mochila o bolsa que uses para transportar la cámara, o puedes utilizar cualquier otro objeto. El objetivo es el mismo, trasladar más fuerza y afianzar el trípode.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s