Archivos Mensuales: junio 2012

Curso de Fotografía Profesional Creativa para principiantes

Estándar
Imagen 
Contenido
1.       Fotografía digital
2.       Fotografía analógica
3.       Principios básicos de fotografía (diafragma, velocidad de obturación, sensibilidad de la película, balance de blancos).
4.       Formatos en fotografía digital (Full Frame ó 35mm, formato APS-C con factor de recorte de 1,5 ó 1,6, formato 4/3 y formato micro 4/3
5.       Lentes
6.       Objetivos y sensores para cámaras full frame o 35 mm. y cámaras con sensores APS-C con factor de recorte de 1,5 ó 1,6.
7.       Uso del flash y de la luz natural.
8.       Luces de estudio (armar un sistema de iluminación para estudio)
9.       Fotografía en estudio.
1         Fotografía en exteriores.
1      Composición del encuadre.
1      Fotografía artística y de niños.
1      Software para la edición y retoque de las fotografías (Software Nikon y Photoshop).
 
El curso es teórico práctico con énfasis en los ejercicios prácticos del alumno. Se trabaja con equipos Nikon y Canon, también se dispone de todo lo necesario para realizar las prácticas de luces de estudio.
 
            El curso se dicta en diez sábados alternados de tres a siete y dos salidas programadas en día sábado o domingo de cinco horas cada una. Se entrega material de estudio y certificado.
            Inversión: Bs.: 5.000,00 que puede realizarse en un solo pago al momento de inscribirse o dos pagos de 2.500,00 BsF. c/u, el primero al momento de inscribirse y el segundo en el quinto sábado de clases.
 
Lic. Miguel Oscar Pinto
Fotógrafo y periodista
Teléfonos: 0212 551 53 23
Móvil: 0412 611 65 85
Anuncios

Retrato Fotográfico: Técnicas, Consejos y Retoque en Un Único Artículo

Estándar

Los retratos son una temática de la fotografía muy recurrente a la vez que complicada. Conseguir retratos sublimes es algo al alcance de muy pocos, ya que el proceso es bastante más complejo de lo que pueda parecer en un principio, pero aplicando una serie de reglas y consejos básicos en la preparación de la sesión fotográfica, en el momento de hacer las fotos, y en el tratamiento posterior de las imágenes nos permitirá conseguir unos resultados más que aparentes. Hemos querido recopilar todos esos consejos y técnicas en un solo artículo para que tengas una referencia de partida a la hora de trabajar el retrato fotográfico. Esperamos que te gusten.

   

 

Consejos para Retratos

A la hora de hacer fotos, los retratos son un tipo de fotografía especial en el que determinados consejos tienen mucho sentido. No estaría de más que repasaras esta serie de consejos para retratos que te damos.

Técnicas en Retrato

Fotografia RetratoA la hora de realizar el encuadre, hay una serie de conceptos básicos que deberías conocer.

Además, si vas a hacer fotos a ciertos colectivos, tenemos para tí una serie de consejos específicos.

El Procesado Final de las Fotos

¿Crees que los retratos que ves por ahí salen así de la cámara? Te sorprenderías de ver los tratamientos tan complejos que siguen las fotos después de sacarlas de la cámara.

No pretendemos que cambies completamente la foto original, pero ten en cuenta que unos retoques sutiles no hacen daño en absoluto y pueden mejorar mucho el resultado sin distorsionar la realidad. El grado del cambio depende de tí.

6 Factores que Ayudan a Centrar la Atención en una Fotografía

Estándar
 

por bitzcelt

Muchas de las decisiones que toman los grandes fotógrafos al ver cómo hacer una determinada fotografía, van encaminadas a resaltar el motivo principal que se pretende fotografiar. El objetivo es conseguir centrar la atención en ese punto en concreto, con el objeto de que la historia que cuenta la fotografía sea clara, sin distracciones. Dominar el arte de centrar la atención es una de las suertes mágicas en fotografía.

Pero ¿cómo se consigue atraer el ojo de nuestro espectador en un determinado punto? Aumentando el llamado Peso Visual del mismo. En el artículo de hoy verás que es más sencillo de lo que piensas y repasaremos juntos… 6 factores clave que potencian el peso visual.

   

Cómo Llamar la Atención

Si te pregunto, cómo consigues llamar la atención (dar la nota, vamos) si vas caminando por la calle, puede ser que me contestes que, gritando, vistiendo ropas extravagantes, sin vestir… en definitiva, haciendo algo fuera de lo común: diferenciándote del resto. Si te fijas bien, los contrastes atraen nuestra atención. Muchos coinciden al asegurar que se trata de una huella genética de nuestro pasado cazador cientos de años atrás. El ojo persigue el movimiento cuando está todo quieto, el cambio de color en un paisaje de color uniforme, el punto de luz en medio de la oscuridad…

Pues lo mismo sucede en fotografía. El elemento que contrasta, se lleva la atención; el elemento diferente arrastra el ojo hacia sí. ¿Y cómo hacemos “diferente” nuestro motivo principal? Como siempre, no hay reglas absolutas, pero sí existen algunos factores que nos pueden ayudar.

La Atención se Va al Punto Enfocado

por jjjohnEsto no quiere decir que, a partir de ahora, se acabaron las fotos de gran profundidad de campo en las que todo está perfectamente enfocado. Sencillamente quiere decir que uno de los elementos para atraer atención en un punto es hacer que éste sea el único enfocado en la fotografía.

La Atención se Va a Donde Hay Algo

por Logan Cody Tiempo atrás te hablamos de la regla del espacio negativo. Pues es precisamente esa regla la que nos va a permitir llamar la atención sobre un motivo. Pon tu motivo en un entorno en el que no haya nada, o en el que no destaque nada, y el ojo buscará tu motivo.

La Atención Busca las Personas y, en Especial, los Ojos

por LstCaressEs una respuesta automática. Cuando hay personas en una foto, la atención se centra fundamentalmente en ellas. Es como si entendiéramos, por defecto, que son los protagonistas en la foto. En especial, vamos a los ojos. Por este motivo es tan importante en los retratos, y en general, que los ojos estén perfectamente enfocados.

La Atención se Centra en el que es Distinto

por jamokerDicen en mi tierra que el clavo que sobresale se lleva el martillazo 🙂 Pues más o menos es eso. Fíjate en la foto: un campo lleno de flores rojas y ¿dónde se va el ojo? A por la blanca. Nuevamente el contraste. Esta vez en forma de color.

La Atención se Centra Donde Apuntan las Líneas

por katmereLas líneas en fotografía marcan un camino seductor que transmite montones de sensaciones. Si te apetece repasarlo, te recomiendo que te des una vuelta por esta serie de artículos. Y cuando las líneas maestras en una foto convergen en un punto, nuestra atención se centra en él. Así de sencillo.

La Atención Persigue la Luz

por angelocesareEn entornos en penumbra en los que hay un haz de luz suele suceder que el ojo se centra en ella. Como si se quedase a la espera de que, a través de ella, algo fuera a llegar. Así, otra de las maneras de centrar la atención en un punto es jugar con la luz que lo ilumina.

6 Consejos para usar tu Trípode de Forma Eficiente

Estándar
Consejos para Usar el Trípode

A estas alturas no voy a descubrirte la cantidad de situaciones en las que un trípode es fundamental. Probablemente tengas ya uno o estés pensando en comprarlo. Pese a que es un accesorio teóricamente simple, hay una serie de elementos a tener en cuenta a la hora de utilizarlo. Elementos que te ayudarán a hacer mejores fotos, a manejarte mejor con él, o a no poner en peligro el resto de tu equipo fotográfico. ¿Alguna vez te has parado a pensar que tipo de cosas deberías tener en cuenta a la hora de usar tu trípode? Concédeme dos minutos y te daré 6 buenos consejos a la hora de usarlo. No te arrepentirás.

   

 

Hace unos días publicaba un post con una serie de elementos a tener en cuante a la hora de buscar trípode y revisando en mis enlaces me he encontrado con un post en Digital Photography School (en inglés) en el que se daban una serie de consejos a la hora de utilizar el trípode. Y lo cierto es que, aunque muchos puedan resultar obvios, otros pueden no serlo tanto, y como ejemplo me puedo poner yo mismo, que por no prestar demasiada atención y confiarme en exceso, el año pasado casi me quedo sin uno de los objetivos que más aprecio.

Así que creo que es bueno que repase contigo esta serie de consejos y alguno más que se me ocurre sobre la marcha porque nunca está de más y es bastante probable que te descubra algún detalle que desconocías.

1. Define la composición primero

No nos engañemos. Manejar un trípode es bastante engorroso comparado con realizar los encuadres con la cámara suelta en las manos.

Hay que buscar un apoyo firme, abrirlo, colocar la cámara sobre la cabeza del trípode, ajustar los controles…

Si una vez que lo tenemos puesto en tierra firme queremos usar un encuadre muy diferente, muchas de las ocasiones nos veremos obligados a coger el trípode y cambiarlo de posición.

Por eso, es preferible que visualices primero el encuadre que deseas para situar luego el trípode y tener que hacer los mínimos ajustes necesarios sobre él.

2. Situa una de las patas apuntando hacia delante

Foto de MikebairdEste es el típico detalle que muchas veces se te escapa si estás haciendo tus primeros pinitos con un trípode.

Si situas las patas del trípode de cualquier forma, cuando quieres situarte para operar con la cámara es bastante probable que te topes con una de las patas que te estorba. Lo menos malo que te puede pasar en ese momento es que muevas el trípode al dar con tu pierna una de las patas.

Trabajar con el trípode es como sentarse a comer a una mesa: hay que vigilar donde están las patas para poder comer cómodo y que no nos estén estorbando durante la comida.

Así que ya lo sabes. Situa una de las patas apuntando hacia delante y así te asegurarás de disponer del espacio necesario para poder trabajar de forma cómoda.

3. Mantén la barra central completamente vertical

La fórmula que rige la estabilidad de tu trípode es la Ley de la Gravedad.

Cuanto más vertical se encuentre la barra, más centrado se encontrará el vector de fuerza que apunta al suelo y más estable estará el trípode.

No se si técnicamente lo he explicado bien (probablemente no), pero piensa en una torre de tacos de madera o en una columna hecha con monedas. Seguro que has jugado de niño a esto. Si las piezas se van desplazando, a medida que vas poniendo más, más inestable se hace y se acaba cayendo. En cambio, si colocas cada una justo encima de la anterior, puedes ir apilandolas y la construcción no sufre por la altura.

Para ver si tienes el trípode completamente vertical, muchos de los trípodes cuentan con una burbuja que te indica su posición. Puedes ayudarte de la burbuja para ver si lo tienes bien colocado, sobre todo cuando la superficie del suelo sea irregular.

4. Evita elevar la barra central

Foto de mugleyLa barra central cuenta con menor estabilidad que las patas, por lo que cuanto más elevada tengas esta barra central, más inestabilidad darás al trípode

Por ello, si las patas abiertas dan la altura suficiente que necesites, es preferible extender completamenta las patas antes que dejarlas más recogidas y subir más la barra central.

5. Utiliza soportes de apoyo

Tanto si vas a hacer fotos con la cámara en vertical como si vas a utilizar teleobjetivos largos, existen soportes especiales que te permiten acoplar la cámara a la rótula sin descentrar el punto de equilibrio de la misma.

En el caso de las fotografías en formato vertical, si no cuentas con uno de estos adaptadores te verás obligado a forzar la posición de la rótula en 90 grados, con lo que la rótula sufrirá más que si la cámara va justo encima con ángulo cero.

En el caso de teleobjetivos largos, el centro de equilibrio de la cámara se ve desplazado, con lo que si apoyas en la rótula la base de la cámara, el centro de gravedad estará desplazado hacia la punta del objetivo.

Con estos accesorios que te comento podrás utilizar el centro de gravedad de la cámara como apoyo sobre la rótula.

6. Cuelga la mochila de la barra central

Foto de Matter = EnergyPuede que hayas visto más de un trípode con un gancho en la parte inferior de la barra central y te hayas preguntado para qué sirve.

Pues sirve para colgar peso para ayudarte a afianzar el trípode al suelo.

Puedes utilizar la misma mochila o bolsa que uses para transportar la cámara, o puedes utilizar cualquier otro objeto. El objetivo es el mismo, trasladar más fuerza y afianzar el trípode.

12 Consejos para Hacer Mejores Fotos en Exposiciones de Pintura

Estándar
Fotos en Exposiciones y Museos

¿Alguna vez te has visto con tu cámara en una exposición y has querido hacer fotos a los cuadros o fotografías que estaban allí expuestas? ¿te has preguntado ´qué tipo de configuraciones aplicar en esas situaciones o qué consejos seguir para poder hacer fotos con ciertas garantías? Sin duda, no se trata del mejor escenario para hacer fotos si no has podido preparar antes el entorno, pero con estos 9 consejos y estos 3 ajustes probablemente obtengas mejores resultados cuando se presente una ocasión como ésta. ¿Te animas a conocerlos?

   

 

Introducción

Hace unos días me llamó un amigo por teléfono. Estaba en una situación comprometida (fotográficamente hablando). Se encontraba visitando una exposición de pintura y quería sacar unas fotos de unos cuadros.

Por supuesto, no estamos hablando de nada profesional. No podía utilizar trípode y tampoco ningún tipo de iluminación artificial. Se trataba del tipo de fotografías que podríamos hacer cualquiera de nosotros en las condiciones que los museos o salas de exposiciones imponen a sus visitantes: no se permite el uso de flashes en las cámaras y tampoco se permiten trípodes”.

Como podrás imaginar, las fotos que se realizan para reproducir las pinturas de los grandes maestros en los libros se realizan en entornos muy cuidados con trípodes y complejos sistemas de iluminación. Si no te dedicas profesionalmente a ésto, tus únicas posibilidades pasarán, como las de mi amigo, por salir del paso con los medios que tengas a tu alcance en ese momento y que no vayan contra las normas del recinto.

Así que, ahí van los consejos que le pude dar por teléfono en aquel momento y alguno más que incorporo a este artículo.

1. El consejo Número 1: Conoce tu Cámara

Foto de net_efektPuede que te parezca muy duro el tono en este primer consejo, pero es imprescindible que conozcas tu cámara antes de que te encuentres en situaciones como ésta.

Te puedo enseñar a hacer mejores fotos, pero no conozco el sistema de menús de cada cámara que hay en el mercado.

Te puedo dar consejos que te ayuden a mejorar sin entrar en profundizar el las implicaciones de cada ajuste de parámetros de tu cámara y sin que necesites por tu parte asimilar la información de forma inmediata.

Pero es necesario que conozcas los controles de tu cámara para saber como activar o desactivar el flash, como ajustar el ISO, o como seleccionar un determinado modo de disparo, apertura o tiempo de exposición si tu cámara lo permite.

Si no sabes ajustar estos parámetros, por mucho que trate de darte más consejos a nivel de configuración, no sabrás como aplicarlos.

2. Apaga el flash

Si estás usando una cámara con flash integrado, apagalo.

Un buen motivo para apagarlo puede ser el hecho de que esté prohibido. Saltandote las normas solo conseguirás que te expulsen de la sala. Habrá terminado tu visita y tu propósito.

Pero hay un motivo mejor aún. Por las características de los materiales del cuadro o de la foto que estés tratando de retratar y el ángulo utilizado para hacer la foto, normalmente frontal, la luz de tu flash rebotará sobre la superficie del cuadro y, al estar frente a él, conseguirás sacar una “bonita mancha blanca” fruto del reflejo del flash, con lo que habrás arruinado la foto.

3. Ajusta el tiempo de exposición

Foto de Mzelle BiscotteAl apagar el flash comprobarás casi con toda seguridad que las fotos empiezan a salir movidas.

Lo normal es que las condiciones de iluminación de interiores no te permitan hacer fotos sin flash con la configuración por defecto de la cámara.

Como hemos quitado una posible fuente de luz, tenemos que aprovechar al máximo los elementos que tenemos a nuestro alcance para poder hacer las fotos.

Si tu cámara permite realizar ajustes manuales del tiempo de exposición, ajusta el tiempo a unas condiciones que te permitan disparar a pulso sin que la foto salga movida.

4. Abre el diafragma

De nuevo si tu tipo de cámara lo permite, prueba a abrir el diafragma.

Abriendo el diafragma reduces la profundidad de campo efectiva, pero si estás haciendo una foto frontal a una pintura, todo el centro de interés queda en el mismo plano, por lo que puedes reducir la profundidad de campo sin que el resultado final se vea afectado.

5. Sube el ISO

Foto de net_efektEste es el ajuste que probablemente puedas realizar independientemente de tu tipo de cámara.

Cuanto más alto sea el valor del ISO, menos luz necesitarás para hacer las fotografías, aunque es probable que en los valores mas altos de tu cámara se aprecie mucho ruído en el resultado final.

6. Ajusta el balance de blancos

Si estás disparando en formato JPEG, comprueba el ajuste del balance de blancos de tu cámara. Normalmente traen por defecto configurado un modo de ajuste automático, pero tienen modos para distintos tipos de iluminación.

Comprueba que configuraciones tienes y elije la más adecuada para las circunstancias.

Si estás disparando en RAW puedes despreocuparte de este ajuste, ya que lo podrás ajustar con garantías en el procesado posterior de las fotos.

7. Revisa tu posición

Foto de ArtshooterUna vez has configurado tu cámara lo mejor posible, es hora de buscar el sitio para hacer las fotos.

Si lo que quieres es reproducir lo más fielmente posible la obra, tendrás que ponerte lo más centrado posible al cuadro.

Como probablemente haya más gente, tomate tu tiempo. Busca una posición en la que puedas hacer buenas fotos, preparalo todo y espera a que se de el momento en que no tengas a nadie delante.

Aunque haya mucha afluencia, más de uno esperará cortesmente a que hagas la foto. No abuses de estos gestos y ve haciendo fotos entre hueco y hueco.

8. Comprueba el encuadre

A medida que vayas haciendo fotos, ve comprobando los resultados para asegurarte de que el encuadre es el correcto.

Es preferible que sobresalga el fondo por los bordes de la foto a que cortes la obra. Ya habrá tiempo de realizar ajustes posteriores en el ordenador.

9. Estabilizate

Foto de cueditTe he explicado qué parámetros tocar de la cámara para aprovechar mejor la luz existente, pero hay un recorrido de mejora en tu pulso.

Existen diferentes posiciones para poder hacer fotos con más garantias, evitando que puedan salir trepidadas en unas condiciones de tiempos de exposición concretas.

Te aconsejo que revises este artículo. En el caso que nos ocupa no podrás tirarte al suelo para hacer fotos, pero hay posiciones que puedes adoptar que te ayudarán a conseguir una estabilidad extra.

También tienes el truco de la cuerda. Es casi como tener un tripode (o mejor un monopie), pero sin tenerlo. Técnicamente no es un trípode, por lo que no estás incumpliendo ninguna norma. Y tampoco requiere de un despliegue que entorpezca o estorbe a los demás, por lo que no veo ningún problema a que lo puedas usar.

Procesado posterior

Independientemente de los ajustes normales que puedas incluir en tu flujo fotográfico, voy a repasar especialmente tres de ellos cuya aplicación tiene mucho sentido en este tipo de fotos.

10. Ajusta la perspectiva

Foto de artshooterHa llegado el momento de realizar ajustes de mejora de la foto en nuestro laboratorio digital.

Podemos realizar una corrección de la perspectiva con Photoshop o con cualquier otro programa que utilicemos en nuestro flujo fotográfico, de modo que nuestra foto quede con una perspectiva totalmente frontal si lo que deseamos es reproducir lo más fielmente posible su aspecto.

Otra alternativa es trabajar con las utilidades de corrección de lente, que nos permite un ajuste más fino de la perspectiva.

11. Reencuadra la foto

Cuando ya hayamos corregido la perspectiva de la fotografía, podremos realizar un reencuadre para quedarnos con la parte de la foto que nos interese.

Este es el motivo por el que te recomendaba unas líneas atrás “dar aire” al cuadro por los lados de la foto. A la hora de hacer recortes siempre es mejor hacerlos en el ordenador que prescindir de elementos importantes de la foto en el encuadre que realizamos al disparar.

Para poder hacer estos reencuadres puedes utilizar prácticamente cualquier programa fotográfico. Como ejemplo, hace tiempo te contamos en detalle cómo utilizar las funciones de reencuadre en Lightroom.

12. Realiza los ajustes tonales necesarios

Foto de Ka z oYa te he hablado del posible problema asociado a la temperatura del color de la iluminación de la sala y la importancia de ajustar el balance de blancos en la cámara.

Independientemente de que hayas realizado o no los ajustes previamente, siempre puedes corregir el aspecto tonal de la fotografía en el ordenador para tratar de mostrar los tonos que mejor se ajustan a los originales de la obra.

Para ello puedes usar muchos programas. En alguna ocasión te hemos explicado como realizar estos ajustes con Photoshop, Camera RAW o Lightroom. Se trata de una funcionalidad básica con la que cuenta cualquier programa de edición fotográfica

Imprimir nuestras Fotografías: Los Secretos del Revelado Digital

Estándar
 

revelado digital

Una de las grandes dudas que asaltan a algunos usuarios de cámaras digitales es: “¿Puedo revelar mis fotografías digitales? ¿Sólo puedo ver las fotos en el ordenador o en el televisor?” ¿Es posible imprimir las fotos? La respuesta es: “Si, se puede”. Se pueden revelar fotos digitales, o mejor expresado, imprimir fotografías digitales, puesto que el proceso similar al revelado ya se produce en la misma cámara, existiendo varias opciones, que abarcan desde la impresión casera con una amplia gama de impresoras que van desde la más básica de chorro de tinta a color a los últimos modelos de impresoras específicas para fotografía digital orientadas al mercado doméstico, hasta la impresión profesional en centros de revelado, ya sea en papel o en otro tipo de superficies y formatos como pueden ser las fotos en lienzo o en metacrilato. ¿Lo vemos?

   

 

¿A qué Tamaño Tengo que Hacer mis Fotos?

Foto de Håvar og SolveigAunque en el artículo nos centraremos en este último tipo de revelado, las nociones que aquí se explican sirven para todos los tipos de impresión o revelado. La primera duda que asalta el fotógrafo es, “¿a que tamaño tengo que hacer mis fotos?”. Porque hasta ahora manejábamos un tipo de carrete, el de 35 mm, pero ahora nuestra cámara nos permite seleccionar distintos tamaños de fotografía, lo que podríamos equiparar de alguna manera a meter otros tipos de carretes en nuestra antigua cámara.

 

Megapixeles, centímetros y pulgadas

EL primero de los conflictos surge cuando queremos imprimir una foto y no conocemos la equivalencia entre pixels y centímetros. Y es que seguramente sepamos que nuestra cámara tiene N megapixels, y cuando nos preguntan por el tamaño de la copia impresa nos suelen dar medidas en centímetros.

Para poder decidir apropiadamente, necesitamos manejar tres conceptos.

1. El Tamaño de la Fotografía

Es el tamaño medido en número de puntos (píxels): ancho x alto

En función de la cámara, podremos disponer de distintos tamaños, como 1024×760, 1600×1200, 2272×1704, …

2. La Resolución de la Imagen

Se mide en puntos por pulgada (ppp; en inglés, dots per inch (dpi)), o si ya se ha realizado la conversión (lo veremos en el siguiente punto), en puntos o pixeles por centímetro.

3. La Equivalencia entre Pulgadas y Centímetros

Una pulgada equivale a 2,54 centímetros.

El concepto de pixels de resolución lo tenemos todos más o menos claro, ya que continuamente lo aplicamos en la pantala del ordenador. Pero, ¿cómo paso esto a papel? ¿Se verá bien? ¿Hasta qué tamaño puedo imprimir? Para resolver estas dudas realizaremos unos sencillos ejercicios matemáticos.

¿A qué resolución puedo imprimir?

A la hora de imprimir nuestra fotografía en papel, el tamaño final que ocupará nuestra foto dependerá de la resolución de impresión. De este modo, cuanto menos resolución apliquemos a la impresión, mayor tamaño en papel obtendremos. Pero la pregunta clave es: ¿cuál es la resolución normal a la que imprimen los centros de revelado profesionales y cual es la mínima aplicable para que el resultado sea bueno? En principio, los procesos de revelado actuales suelen conseguir un nivel de resolución de 300 ppp o 400ppp, aunque a partir de 150 ppp los resultados pueden ser más que aceptables.

A partir de los tres elementos, generamos una fórmula que se puede aplicar para resolver la siguiente pregunta: ¿Que medída en centímetros tendrá una fotografía impresa según su tamaño en pixels y la resolución en ppp?

tamaño del papel (cm) = (tamaño fotografía (pixels) * 2,54 cm/pulgada ) / resolución (puntos por pulgada)

Para complicarlo más aún, también depende del tipo de superficie sobre la que vayamos a imprimir y el tipo de impresora que se utiliza para ello. Si además estamos pensando en impresiones en gran formato (pasar nuestras fotos a posters o tamaños muy grandes), al contemplar las fotos a cierta distancia podemos bajar el nivel de exigencia.

Por ejemplo, para imprimir en lienzo se suele utilizar un plotter, y tanto la tecnología como la superficie permiten imprimir con resoluciones de hasta 50 pixels por centímetro. En el caso de la impresión fotoquímica (impresión en papel fotográfico), se suelen utilizar otro tipo de impresoras y es conveniente contar con un tamaño que no baje de los 80 puntos por centímetro.

¿Y qué pasa con los colores de la foto?

Foto de Marc LagneauHasta ahora te he hablado de tamaños. Pero hay otro factor que genera muchas dudas, y es el de los colores.

Cuando vemos una foto en distintos dispositivos (la pantalla de la cámara, el monitor del ordenador, impresa en un papel, …) muchas veces nos encontramos con diferencias en los colores. Y estas diferencias pueden ser notables.

El “culpable” de esto son los espacios de color. Cada dispositivo puede tener capacidades y limitaciones diferentes para representar los colores, y por ello vemos nuestras fotos con aspecto diferente según el medio donde la estemos visualizando.

La mejor manera de resolverlo es trabajar con los perfiles de color del dispositivo con el que vamos a realizar la impresión final. Existen unos ficheros llamados perfiles de color ICC que podemos cargar en nuestro equipo para tratar de unificar los espacios de color de los distintos dispositivos. Con ello, y realizando una correcta calibración del monitor, es posible tener una idea muy ajustada del aspecto final que tendrá la impresión de nuestra foto antes de imprimirla en casa o en el laboratorio.

¿Es mejor imprimir las fotos en casa o en un laboratorio?

Foto de danielfoster437Una de las preguntas más típicas entre los aficionados a la fotografía es si debemos imprimir las fotografías en una impresora en casa o enviarlas a un laboratorio.

Aunque las impresoras fotográficas domésticas han evolucionado mucho en los últimos años y es posible adquirir papel fotográfico casi en cualquier sitio, ni acaban de conseguir los resultados que los equipos de revelado químico de los laboratorios ni los costes difieren mucho cuando empiezas a sumar el precio del papel y los cartuchos de tinta.

Si además estás pensando en imprimir en tamaños grandes o en algún acabado especial como el lienzo o el metacrilato, la opción se queda en el laboratorio.

No obstante, para hacer pruebas, sacar alguna foto puntualmente o si tienes cierta prisa y no puedes desplazarte al laboratorio, la opción de imprimir tus fotos en tu propia impresora es siempre una opción válida a tener en cuenta.

6 Magníficos Consejos para Dominar la Perspectiva Forzada

Estándar

La perspectiva forzada es una técnica que engaña al ojo al crear una ilusión para crear algo que parece imposible; pero que la creatividad y la fotografía vuelven posible.

La perspectiva forzada puede ser un ejercicio muy interesante para la imaginación y la creatividad y se pueden crear fotografías verdaderamente sorprendentes. La composición es el principal elemento en este tipo de trabajos.

   

 

 

¿Cómo se logra?

El punto central es mezclar el fondo de la fotografía con el primer plano, aparentar que algún elemento del fondo tiene la misma importancia visual que uno del primer plano. Generalmente estos dos elementos tendrán diferencias de tamaño considerables, y es esto precisamente lo que creará la ilusión óptica que es característica de estas composiciones. Para lograr los efectos más dramáticos hay que considerar los siguientes puntos:

1. Composición

Para que esta técnica funcione es necesario tomarse el tiempo para componer la fotografía de forma que los elementos principales se encuentren en el lugar preciso del encuadre. Hay que tener creatividad para analizar el fondo con una idea en mente, para después pedir al modelo que se coloque en posición, en este momento hay que mover la cámara despacio para “conectar” los dos elementos principales de la composición. Se puede crear un efecto interesante al intentar empujar, sostener, recargarse en o hasta comerse a uno de los elementos de la composición. El colocar la cámara en el lugar correcto hará una gran diferencia.

Kame Hame Ho|Por Andy Stuardo

2. Zoom

Un zoom alto te da más libertad a la hora de componer la fotografía y al momento de colocar a los elementos principales, además, puede crear una perspectiva forzada muy dramática debido a que la larga distancia focal “aplana” la fotografía haciendo que los elementos del fondo y del primer plano aparezcan más cerca uno de los otros.

3. Apertura

Es un factor importante considerando que, en la mayoría de los casos, tanto el fondo como el primer plano deben estar enfocados. Teniendo esto en cuenta, el usar un número f muy pequeño (abertura muy grande) no dará buenos resultados, por lo que es recomendable usar una abertura mayor a f/5.6 como valor inicial y realizar una prueba. Si el fondo no aparece suficientemente nítido, cierra más el diafragma y prueba nuevamente. Como las reglas se hicieron para romperse, la excepción a esta regla no oficial es “Toy´s Big Dreams” aquí abajo.

 

Toys Big Dreams|por Mark Connell

4. Velocidad de obturación

prescindir de un tripie y usar únicamente las manos para sostener la cámara ofrece la mayor flexibilidad para encontrar el punto exacto al tomar estas fotografías. Como regla de cajón puedes utilizar la longitud focal como referencia; si realizas el disparo con 100 mm de distancia focal, asegúrate de que la velocidad de obturación sea menor a 1/100s. Si las condiciones de iluminación no lo permiten aumenta el ISO un poco.

5. Props

Cualquier cosa entra en este punto. Coches de juguete, ropa, mobiliario, modelos a escala… cualquier objeto que pueda colocarse en un primer plano para aparentar un tamaño mucho mayor.

6. Punto de vista

A veces el simple hecho de bajar el punto de vista de la fotografía y disparar hacia arriba modificará considerablemente la proporción de los objetos en primer plano, haciéndolos parecer mucho más grandes. Puedes probar jugando un poco con este elemento, de seguro obtienes algo interesante.

 

Big Boots to fill | Por Barry Wright

Aquí hay algo más de inspiración sobre perspectiva forzada.

Valencia|por Camarlinghi Duilio