El balance de blancos

Estándar

Image

 

Podemos definir el balance de blancos o white balance como la forma de compensar la temperatura de color de la fotografía. La temperatura es lo que dicta si los colores de una fotografía tienden más hacia los tonos cálidos o los tonos fríos. El balance de blancos se usa normalmente para equilibrar el color de la escena y hacer que los blancos sean realmente blancos y, por ende, el resto de colores se muestren de forma fiel.

La mayoría de las cámaras actuales nos permiten configurar el balance de blancos en modo automático (AWB). En este caso es la propia cámara la que analiza la escena y elige la temperatura que considera más adecuada. Suele funcionar aceptablemente bien en la mayoría de los casos. Aparte de eso, muchas cámaras cuentan con una serie de ajustes prefijados para distintas circunstancias:

  • Soleado: para hacer fotos con luz natural normal.
  • Nublado: para hacer fotos con luz natural, pero no muy intensa. Le da a las fotos un tono más cálido de lo normal.
  • Tungsteno: ideal para disparar en interiores con bombillas incandescentes. Con este ajuste la escena adquiere un tono más frío, más azul.
  • Fluorescente: hace que las fotos de interior, tomadas con luz fluorescente sean algo más cálidas.
  • Flash: compensa la luz fría del flash haciendo que la escena sea más cálida.
  • Sombra: compensa la temperatura de color fría que tenemos al hacer fotos en sombra y le da un toque más cálido.

Estos preajustes pueden editarse muchas veces para ajustarlos a nuestros gustos e incluso podemos crear nuestros propios ajustes preestablecidos para determinadas circunstancias. Hay gente que opina que el balance de blancos automático es la opción ideal para no andar complicándose y hay quien cree que es mejor elegir para cada ocasión el modo adecuado. Bryan Peterson, el autor de Los secretos de la exposición fotográfica (Understanding Exposure), defiende el uso del preajuste nublado en la mayoría de ocasiones.

Todo va a depender  si se dispara en RAW o no. Una de las ventajas del formato RAW es que podemos cambiar el balance de blancos de esa forma, da un poco igual cuál utilicemos, porque siempre podemos cambiarlo por otro o incluso realizar pequeños ajustes en el postprocesado. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s