Fotografías con emoción

Estándar

Fotografía del sitio demostd.miidentity.com

 

Aquello que separa una simple instantánea de una fotografía artística es la habilidad de generar una respuesta emocional en los espectadores. Para ello el fotógrafo debe ir más allá de las reglas básicas de composición, y desarrollar algo más libre y emotivo. Si bien esto es algo que no puede aprenderse con el solo hecho de leerlo en un libro, hay varias formas de mejorar el estilo personal de cada uno a fin de capturar una gama más rica de emociones. Veamos algunas de ellas…

 

Haz fotografías cándidas. Obviamente la fotografía preparada y posada brinda a cada uno la posibilidad de poner su mejor pose y su mejor cara. Son bellas para mostrárselas a los parientes, pero en realidad no cuentan una historia. En cambio las tomas cándidas capturan la emoción reflejada por sus rostros y sus ojos sin poses de por medio. Recuerda entonces que la principal forma de dar emoción a una fotografía es entonces mediante las expresiones faciales de quienes aparecen en ella.

Fotografía de TheFoodarazzi

 

Aísla. Lo que suele salir mal es que la emoción se pierde entre el movimiento y la variedad de elementos circundantes. Por ejemplo, la algarabía en un juego de fútbol no suele apreciarse en todo su esplendor si se captura al equipo y el público como grandes masas de gente. Prueba en cambio aislar un solo rostro dentro de la multitud en el momento preciso, y permite que el resto quede levemente desenfocado.

Fotografía de Z-Life

 

Visualiza y espera. A menudo fotografiamos rápidamente y en cantidad, creyendo que así aumentaremos nuestras posibilidades de lograr una toma que valga la pena entre tantas. Sin embrago, difícilmente logramos resultados artísticos o conmovedores cuando dependemos de la casualidad. Estos más bien requieren observar, teniendo en claro de antemano cuál es la emoción que se desea captar, y el ámbito en el que se desea capturarla.

Luego será necesario encuadrar la toma y esperar por el momento preciso en el que se produzca lo que buscamos. Puede que haya una única oportunidad de captar una lágrima rodando por una mejilla, o un brillo especial en los ojos de tu sujeto. Al fotografiar naturaleza, este tipo e tomas son aún más difíciles de hacer; así que asegúrate de visualizar lo que deseas para luego obtenerlo.

EMOTIONAL IMPACT

Fotografía de Daniel Aguilar

 

https://i2.wp.com/images.nationalgeographic.com/wpf/media-live/photos/000/198/cache/tiger-cub-cincinnati-zoo_19895_600x450.jpg

Fotografía de Derek Dammann

 

En esta segunda y última parte, veremos cómo además de tomar en cuenta los sentimientos de los retratados, es importante ser conscientes de los nuestros, ya que el propio estado de ánimo también entra en juego a la hora de imprimir emoción en las imágenes.

 

Entra en contacto con tus propias emociones. A veces, no estamos en un buen día; pero eso no significa que no podamos hacer fotografías emotivas. El secreto está en percatarte de tu estado de ánimo y ser consciente de cómo este afectará las imágenes que captures. Es difícil reconocer y celebrar la alegría y el júbilo en alguien cuando tú propio ánimo se siente abatido.

Ante esto, muchos intentan desarrollar la empatía para compartir hasta cierto grado la emoción de sus sujetos, a fin de no imprimir en la toma su estado de ánimo particular. Otros prefieren dejar los sentimientos – propios y ajenos – a un lado y analizar la imagen en forma técnica para que su propio estado particular no se plasme en los resultados. También hay quienes pueden darse la libertad de capturar sólo aquello que refleje su estado de ánimo al momento de hacer las tomas, aprovechando así sus propios sentimientos para imprimir una emoción a la imagen. Lo ideal será descubrir qué es lo que a ti te funciona mejor en cada caso.

I am Hopeless - The Emotional Photography

“Fleeting sorrow”, de Spigana

 

Rompe las reglas. Las reglas de composición a veces sirven para imprimir fuerza a una imagen, pero en ocasiones obstruyen la captura de emociones. Si necesitas romper algunas para obtener esa toma que estás esperando, no la pierdas en pro de la corrección. Las imágenes emotivas normalmente tienen un cierto grado de espontaneidad, y eso requiere arriesgarse a un encuadre que no sea perfecto o a que haya un leve desenfoque para concentrarse en el tono general de la imagen.

Fotografía tomada del sitio digital-photography-school.com

 

 

Edita con cuidado. A menudo la edición se utiliza para realzar el sentimiento general de la toma. Ajusta el color de manera que su tonalidad general sea más fría o cálida, corta la imagen si es necesario, y haz cualquier otra modificación que resulte útil a dichos fines, y que ayude al espectador a captar lo que intentas decirle.

Fotografía de Rune Guneriussen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s