La Importancia del Volumen en Fotografía y Cómo Trabajar con Él

Estándar
por mdezemery

Hay ciertos elementos básicos omnipresentes en fotografía que, por obvios, a veces no les prestamos la debida atención. Uno de esos elementos es el volumen.

Al realizar una fotografía estamos generando una representación en dos dimensiones (un plano) de una realidad en tres dimensiones. Y, al contemplar el resultado, en papel o en una pantalla, una de las cosas que hace nuestro cerebro es interpretar e intentar reconstruir, a partir de una imagen plana, el escenario en tres dimensiones. Pues bien: el volumen es uno de los elementos que favorecen y facilitan esta reconstrucción. En el artículo de hoy repasaremos la importancia del volumen y los recursos con que contamos para generar sensación de volumen en dos dimensiones.

   

La Iluminación y las Sombras

La sombra es una de las claves que ayudan a nuestro cerebro a comprender que un objeto tiene volumen. La intensidad y la forma de las sombras dicen mucho sobre la forma real de una representación en dos dimensiones. Y las sombras que un objeto genera dependen de la iluminación. Por tanto la iluminación y (en consecuencia) las sombras son uno de los elementos básicos para generar sensación de volumen.

La sombra que un objeto proyecta depende de una serie de factores asociados a la iluminación que recibe. Los claves son la intensidad, la direccionalidad y el ángulo de incidencia. Focos de luz intensos, que proceden de un punto bien definido, que generan luz en un única dirección y que inciden frontalmente en tu objeto, generan sombras que, por su contraste y ubicación (oculta, generalmente) dificultan la percepción del volumen. Es por esto que, en muchas ocasiones, se dice que generan imágenes planas y de poco volumen.

Por el contrario, fuentes de luz difundidas, procedentes de un área amplia (en lugar de un único punto) y que inciden lateralmente en el objeto que se pretende fotografiar, generan sombras amplias, progresivas y visibles. Y, en consecuencia, dan sensación de volumen.

El siguiente video contiene una de las explicaciones sobre iluminación y volumen más sencillas que he visto. Y lo hace con un simple huevo. Si sabes inglés, te recomiendo que sigas el vídeo desde el principio. Si no, puedes saltar al minuto 2:22 donde se muestra cómo la luz incidiendo desde diferentes distancias y ángulos consigue dar mayor o menor volumen al huevo.

 

La Profundidad de Campo

En general en rango de distancias que aparecen enfocadas en una fotografía y su evolución también proporcionan información acerca de la tercera dimensión en una fotografía. Disponer de zonas enfocadas y desenfocadas en una fotografía no sólamente ayuda a centrar la atención, sino que también ofrece información sobre la tercera dimensión en la fotografía a nuestro cerebro. Cuando en una fotografía todas las distancias cubiertas están enfocadas, resulta más complicado reconstruir la distancia entre los diferentes elementos.

Por ejemplo, echa un vistazo a la siguiente fotografía. Lo divertido en ella es que da la sensación de que un “gigante” tiene cogido de la mano a un “enano”. El efecto funciona porque el cerebro no es capaz de inferir que, en realidad, el “gigante” y el “enano” están separados muchos metros y los percibe en el mismo plano. Si esta foto se hubiera tomado con una profundidad de campo inferior, dejando uno de los elementos fuera de foco, el cerebro interpretaría distancias y la foto no funcionaría.

por Alexandre Duarte

Las Líneas y la Perspectiva

Otro de los elementos que nuestro cerebro tiene interiorizado y sabe interpretar es la percepción en perspectiva. Por decirlo de alguna manera, conoce de una manera natural cómo se comportan las líneas en un escenario con profundidad. Por eso, si en tu fotografía incorporas elementos que ayudan a descifrar la perspectiva, es más fácil que tu cerebro interprete profundidad. Los elementos que más suelen ayudar son las líneas rectas que, en perspectiva, convergen en un punto.

por wecand

¿Debo Buscar Siempre el Volumen en mis Fotografías?

La respuesta es claramente no. El volumen es un recurso más del lenguaje fotográfico a tu disposición. Dar más volumen o menos dependerá de lo que pretendas contar en cada foto. Pero es muy importante conocerlo, dominarlo e incorporarlo a tu “maletín” de recursos fotográficos ¿no crees?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s