El Ruido… enemigo de la Fotografía nocturna

Estándar

Uno de los inconvenientes a la hora de realizar fotografía nocturna de larga exposición es el ruido.

Cuando avanzamos en nuestras fotografías, y superamos la fase inicial de euforia, es cuando queremos mejorar y uno de los puntos donde tendremos que empezar a prestarle mayor atención es al ruido

Vamos a introducirnos en el mundo del molesto ruido.

   

Pero… ¿Qué es el ruido?

Podríamos hablar de electrónica y volvernos locos con lenguaje de locos… Pero una palabra que define muy bien este efecto es “GRANO”.

Y no hablamos del grano tan artístico de la película analógica. Estamos hablando de un grano capaz de estropearnos la toma. Digamos que el ruido aparece en nuestra toma, y de diferentes maneras y aleatorias.

Cada sensor, cada marca, trata de diferente manera el ruido. Históricamente, Canon ha sido la que más mimo ha puesto a minimizar este problema electrónico en sus sensores. Aunque últimamente todas las marcas se han esmerado en el tratamiento del ruido, y podemos encontrar cámaras “semi” profesionales que minimizan este inconveniente, sin tener entre manos sensores Full Frame.

Al estar relacionado el ruido con el número de receptores que hay en el sensor, un problema que se solía dar era que a mayor receptores (píxeles) en el sensor, para un mismo tamaño de sensor, más ruido podríamos tener. Y sobre todo si no había detrás un buen sensor. En la actualidad, podemos encontrar cámaras de última generación que aun teniendo gran cantidad de Megapíxeles, cuentan con soluciones muy cuidadas en lo referente al ruido.

Tipos de Ruido

Hay varios tipos de ruido, pero el más común es el producido por la ausencia de luz o insuficiencia (luminancia) y suele ser más acuciante en las zonas oscuras de nuestras fotografías.

Muchos autores indican que este ruido aparece cuando forzamos el ISO de la máquina, porque no está suficientemente iluminada la escena o porque aumentamos el tiempo de exposición.

Cuando aumentamos el ISO, estamos indicando al sensor (a los receptores del sensor), que amplíe la sensibilidad para recibir información. Ahí es cuando si no disponemos de un buen sensor, el ruido se nota mucho más que a ISO’s bajos. Aunque hay recientes estudios en los que en algunas cámaras, a ISO’s intermedios se refleja menos ruido.

Por experiencia, os puedo indicar que con una cámara media (por ejemplo Nikon D90), el ruido es muy latente a ISO’s normales (400, 800..etc), incluso a ISO 200 en largas exposiciones (superior a 5 minutos).

Pero por si no teníamos suficiente con el ruido “estándar”, tenemos otro que está acechando en cuanto se calienta el sensor… Y no es otro que el denominado “hot pixels”.

Los hot pixels, son puntos luminosos de diferentes colores que aparecen en nuestra toma.

Los que hayáis visto estos puntos, seguramente os habréis asustado, como lo hice en su día, preguntándonos si se había roto el sensor. No, nada más lejos de la realidad.

Lo único que pasa es que con la temperatura del sensor, los “receptores” se saturan y no son capaces de procesar la información, y aparecen estos puntos tan llamativos, algo que después en casa, con el Photoshop, no seamos capaces de eliminarlos.

Dejar enfriar la cámara antes de realizar otra toma es la solución natural.

 Nuestras armas…

Bueno, para combatir a nuestro enemigo, tenemos que conocerle y ahora, por lo menos, sabemos quién es y cómo actúa…

¿Cómo podemos combatirlo?

Pues de muchas maneras. Vamos a comentar algunas.

Lo primero, es que es un enemigo que siempre nos va a ganar. Siempre existe y existirá el ruido en nuestras fotografías. Pero podemos combatirlo para minimizarlo o bien camuflarlo tanto, que no se note.

  • ISO.

    Sabemos que al aumentar el ISO, el ruido será más notable, así que como primera medida intentaremos no utilizar ISOs elevados. Y siempre calibrados por el fabricante. Por ejemplo, en mi Nikon, el mínimo son 200, y después hay varios más por debajo. Estos no están calibrados como el 200, así que intentaremos evitarlos.

    En la medida de lo posible, utilizaremos el ISO 200 para minimizar el ruido.

    Sé que a veces se hace necesario aumentar el ISO para nuestras composiciones. Pero al menos saber lo que se nos viene después…

  • Luna.

    Bueno, también sabemos que la falta o, mejor dicho, la incorrecta exposición, llama al ruido… Pues intentaremos no realizar fotografías con ausencia de luna… Esto nos obligaría a realizar exposiciones largas para exponer correctamente. Con esto estamos llamando a gritos al ruido.

    Si optamos por salir con una luna que nos acorte las exposiciones, nos beneficiará muchísimo. Lunas con 45% y superiores nos ayudará mucho, y nos evitaremos todos los tipos de ruidos.

    Por experiencia, a más luna, menos trabajo nos da el ruido. 

  • El verano son para las bicicletas…

    Pues sí, en verano, tenemos ruido para aburrir. La cámara se nos calentará a las mínimas pruebas, en invierno tenemos el inconveniente del frío en nuestro cuerpo, sí, pero al cuerpo de nuestra cámara le vendrá de perlas. Al incidir directamente la temperatura en nuestro sensor, el ruido se verá minimizado considerablemente, permitiéndonos realizar exposiciones más largas sin que aparezcan nuestros amigos los “hot pixels”…

    No voy a decir que no salgáis en verano… Es cuando más apetece, pero tener en cuenta que cada estación del año tiene sus pros y sus contras. Yo prefiero salir en invierno, pero es cuestión de gustos… Menos gente, más tranquilidad… Y menos ruido… jejejeje. En todos los sentidos… 

  • Reducción de ruido en exposiciones largas.

    Cada día más y más cámaras, sin tener que ser de alta gama, llevan una función que nos reduce el ruido de la fotografía.

    Al activar esta opción, cuando terminemos la toma, a continuación, se realizará otra fotografía, pero en negro, y así realizar de manera interna una reducción de ruido y muy eficaz.

    Pero no es gratuito… Si realizamos una toma de 10 minutos, la cámara realizará otra toma “suya” del mismo tiempo, otros 10 minutos.

    Es la mejor manera de minimizar el ruido. Por lo que os recomiendo esta opción como la primera de choque.

    Pero tener en cuenta el dato de que por foto, será el doble de tiempo, así que realizar esta toma, cuando sepamos que será la “buena”, para no perder el tiempo. Puede ser muy desesperante realizar tomas en falso y esperar.

    Mucho ojo con la batería. Muchas cámaras, si se queda sin batería durante la reducción de ruido, se apagará y nos quedaremos sin toma.

    He visto varias Canon con este patrón. Al menos en mi D90, no pasa. Si nos quedamos sin baterías, siempre tendremos la original con ruido. Hacer la prueba. Tomar una fotografía con la reducción de ruido activada, y apagar la cámara cuando esté reduciendo el ruido… Y a ver qué hace.

    Al aplicar esta reducción, saber que perderemos algo de nitidez, pero es un precio muy bajo si comparamos los beneficios de tener un cielo limpio…

  • Reducción de ruido a ISO’s elevados.

    Además, las cámara también suelen traer esta opción, y por experiencia deciros que esta opción sí que nos penaliza en nitidez. Es la peor de las dos. Es más, personalmente no os la recomiendo. Alguna vez lo he tenido que utilizar… Y la foto resultante está como un óleo…

  • Exponer correctamente.

    Por dos motivos. Uno, porque al exponer correctamente, como hemos indicado anteriormente, reducirá el ruido en la toma, y el otro, porque si en casa aumentamos la exposición desde programas de edición, aunque trabajemos en RAW o NEF, levantaremos ruido en la toma.

  • Photoshop.

    Nuestro última arma. Cuando digo Photoshop, me quiero referir a cualquier programa de reducción de ruido.

    Tenemos plugins buenísimos como el Noise Ninja, filtro de pago avalado por los mejores autores de fotografía noctuna.

    Con sus diversas opciones, podremos controlar la cantidad de anti ruido a aplicar, al igual que tratar dicho tratamiento por máscaras desde dentro del propio filtro.

    Lightroom. Donde podemos ver una mejora drástica en la reducción de ruido es desde la versión 3.0 de este programa. Tratamiento muy cuidado y con varias opciones.

Y común a todas las soluciones descritas, apuntaros que no os paséis con la cantidad de máscara a aplicar, ya que donde elimina el ruido, también nos eliminará nitidez, saliéndonos una fotografía al óleo… Así que con medida… Hay que buscar el punto medio y jugar con la nitidez.Por éso es tan importante minimizar el ruido en el campo, mediante ISO, exposición, reducción de ruido, o comprando una cámara con un buen compromiso con el ruido.

Recuerda…

  • ISOs bajos
  • Buena exposición de la fotografía. Ruido reducido.
  • Temperatura ambiente incide directamente en el ruido captado.
  • Dejar enfriar la cámara si detectamos “hot pixels”.
  • Filtro “exposiciones largas” activada en la cámara.
  • Activar la opción en la última toma. La “buena”.
  • Con contaminación lumínica se nota aún más el ruido.
  • Acortar la exposiciones largar con unas lunas “grandes”.
  • Utilizar en casa algún reductor de ruido, y jugar con la nitidez.
  • No abusar del reductor de ruido de los editores digitales (software)
  • Conocer nuestra cámara. Es fundamental. Hacer pruebas con diferentes ISO, y condiciones de luna. Así conoceremos dónde está el límite de nuestra cámara, y saldremos con más garantías.
  • No corregir mucho la exposición en casa desde programas de revelado. Nos levantará mucho ruido.
  • Emm… ¿Comprarnos una cámara buena? Una Full Frame, por ejemplo…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s